¿Usar cepillo de dientes de cerdas duras o suaves?

La gran variedad de tipos de cepillos disponibles puede convertir la elección de éste en una tarea de lo más desconcertante. Una de las dudas que más nos consultan, decidir si necesitas un cepillo con cerdas duras o blandas.

Una vez que ya te has decidido por un cepillo eléctrico o manual, hoy te voy a hablar de las diferencias entre los cepillos con distintas durezas.

Lo primero que deberías tener claro es:

¿Cuál es la diferencia entre cepillo de dientes duro y un cepillo blando?

Cuando hablamos de cepillos duros o blandos, nos referimos a las cerdas o pelos del cepillo. Las cerdas duras son más tiesas y rígidas que las blandas. En teoría, están diseñadas para ser mejores eliminando manchas, placa y restos de comida.

La frecuencia con la que te lavas, la fuerza con la que te cepillas y la calidad de la pasta de dientes que usas, junto a la dureza del cepillo pueden tener efectos secundarios que ni siquiera conoces.

Por lo tanto, ¿deberías usar un cepillo de cerdas duras o blandas?

Elige un cepillo blando.

Todos deberíamos usar un cepillo de cerdas blandas. No es por lo que te imaginas. Muchas personas piensan que los cepillos duros pueden erosionar el esmalte dental. Y pueden, pero los ácidos de la comida y azúcares, como las de los refrescos, zumos y golosinas hacen más daño a tu esmalte que lavarse con cepillo duro.

Sin embargo, es por tus encías por lo que deberías preocuparte si usas un cepillo de cerdas duras. La mayoría de personas se cepilla demasiado fuerte al lavarse los dientes. Y cepillarse demasiado fuerte, más aún con cepillo duro, puede dañar el tejido gingival, especialmente en la línea de las encías (punto de unión entre el diente y las encías).

Piensa en un suelo de madera brillante y amplio. Una escoba tiene un cepillo diseñado para limpiar la suciedad sin dañar el suelo. Sin embargo, si cambias el cepillo normal de la escoba por uno de alambre podrías seguir limpiando el suelo, y quitaría más suciedad, pero rompiéndolo a la vez.

De manera similar, los cepillos de cerdas duras son demasiado rígidos y duros, como una escoba de alambre. Sí, te limpia los dientes, pero también te lesiona las encías, hace que se retraigan y daña el tejido gingival.

Conclusión:

Cuando se trata de tus dientes, elige cepillos de cerdas suaves. Guarda los cepillos duros para limpiar la casa o sacarle brillo a la cadena de la bici, pero ¡mantenlos lejos de tu boca!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo

Desde 1991

Contacto

C/ Ramón Gallud Nº 59 - 1º 03181 Torrevieja

HORARIO

Lunes a jueves
mañanas de 9:30h a 14h
tardes de 17h a 20h

Viernes
de 9:30h a 15h