Cepillado de dientes para niños (1ª Parte): Guía de primeros pasos

Ayudar a tus hijos a cuidar su sonrisa y a crear el hábito que les permitirá disfrutar de una boca saludable y bonita durante toda su vida comienza en sus primeros años.

Les picará la curiosidad si te ven cepillarte y puede que pregunten o incluso quieran imitarte. Por eso, tomarte un poco de tiempo para enseñarle adecuadamente y contribuir a que se divierta en el proceso hará que lo disfrute, automatice y que no tengas que estar supervisando durante años.

Este es el primer post de la serie “guía de cepillado para niños” en la que vas a descubrir cuándo deben empezar, qué hacer para que el niño aprenda, cómo enseñarle paso a paso, juegos y fórmulas para que se diviertan lavándose los dientes.

La primera pregunta que suele surgir es:

¿Cuándo tienen que empezar los niños a lavarse los dientes?

No existe una edad definitiva. Cada niño está preparado para lavarse los dientes por sí mismo a una edad diferente. Las habilidades motoras finas (las mismas que permiten a tu pequeño abrocharse las cordoneras) se desarrollan a una edad distinta en cada caso.

Según la media, hacia los dos años, cuando el niño ya tiene la mayoría de las piezas dentales, lo ideal es que aprenda a usar el cepillo de dientes, aunque sea con tu ayuda. A los tres años empezará a dominar la técnica.

Lo importante es que adquieran buenos hábitos de higiene dental desde pequeños ya que es algo que deberán hacer toda su vida y aunque al principio necesitarán nuestra ayuda, poco a poco irán haciéndolo con independencia.

PARA QUE EL NIÑO APRENDA:

  • Cómprale un cepillo infantil con un muñeco que le guste. Esto despertará su interés por usarlo. Puedes planteárselo como un juego que se practica frente al espejo y con la boca abierta o decirle que es algo que hacen los niños más mayores.

  • Lávate los dientes en su compañía. Predicar con el ejemplo es la mejor manera de que aprenda. Deja que vea como lo haces, varias veces al día.

  • Anímale a imitar tus movimientos con el cepillo, deben ser cortos y repetidos.

  • Si se cansa antes de haberse limpiado todos los dientes puedes proponerle un juego, le pones una canción o le lees un cuento y no puede dejar de cepillarse hasta que tú termines.

  • Lo ideal es que se lave en compañía de un adulto para asegurarte de que se cepilla adecuadamente. Es mejor una vez al día bien hecho que varios cepillados descuidados.

  • Acostumbra al niño a que no debe comer nada después de lavarse los dientes.

 

En la siguiente parte de esta guía (LEER SEGUNDA PARTE) descubrirás el mejor modo de enseñarle paso a paso y qué debe usar el niño para cepillarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo

Desde 1991

Contacto

C/ Ramón Gallud Nº 59 - 1º 03181 Torrevieja

HORARIO

Lunes a jueves
mañanas de 9:30h a 14h
tardes de 17h a 20h

Viernes
de 9:30h a 15h